Sala de Prensa

Las mejoras en las urbanizaciones deberían anticiparse a la temporada

30/05/2018 18º estudio sobre el estado de las urbanizaciones de Menorca 2018.

En Menorca las urbanizaciones son unas de las zonas donde residen temporalmente una parte importante de los turistas que visitan la isla en verano. Las conforman todo tipo de alojamientos (viviendas turísticas, chales, villas, apartamentos, hoteles,…) junto a un entorno e infraestructuras que necesitan de unos trabajos de mantenimiento y conservación para mantener su atractivo.

Desde el año 2001 la Federació de la Petita i Mitjana Empresa de Menorca - PIME Menorca elabora un estudio propio para conocer su situación al inicio de la temporada turística. El objetivo es el mismo que el primer día, promover la mejora continua de estas zonas turísticas para conseguir que los espacios en el que se mueven preferentemente los turistas se encuentren en perfecto estado.

Se examinan 34 urbanizaciones de toda la isla atendiendo a 11 parámetros: carretera de acceso, limpieza de la playa, alumbrado público, señalización de tráfico, aparcamientos, vallado de solares, zonas verdes, aceras, limpieza viaria, asfaltado y red de telefonía / internet.

La base para la elaboración del estudio es una encuesta de valoración, abierta a la participación de cualquier usuario, residente o empresario que conozca la situación actual de una o varias urbanizaciones de Menorca.

En líneas generales las encuestas de valoración recibidas este 2018 parecen reflejar en sus resultados una mayor preocupación y sensibilidad, con algunas excepciones, por parte de las administraciones públicas. No obstante, ello no significa que las urbanizaciones de Menorca se encuentren en su mejor versión. Quiere percibirse que, por ejemplo, los ayuntamientos van prestando, poco a poco, una mayor atención a estas zonas turísticas, reconociendo la importancia que tienen para la generación de riqueza para un municipio.

Sin embargo, en algunos aspectos la predisposición e interés podría ser mucho mayor por parte de los responsables políticos. Se acometen aquellas actuaciones que a lo mejor requieren de un menor esfuerzo para las arcas públicas, dejando para más adelante, y sin la fijación de plazos de ejecución, aquellas inversiones más costosas y a su vez más necesarias.

Mención especial debe hacerse este año a la falta de programación de algunas actuaciones que requieren de obra civil en la vía pública. Estas deberían ejecutarse siempre antes del inicio de la temporada turística. De noviembre a abril se considera que hay tiempo suficiente para planificar mejor las acciones que puedan llevar aparejada un proceso de licitación anterior o que, más sencillo, se realicen por servicios técnicos propios. Parece siempre hablarse de lo mismo, pero no debería esperarse a la llegada del buen tiempo para su ejecución, y provocar que los visitantes tengan que convivir en su descanso con obras en espacios públicos turísticos. A ello hay que seguir añadiéndole la situación de provisionalidad de la carretera Me-1, donde desde hace más de cuatro años hay en algunos de sus tramos limitaciones de tráfico por obras. Las mejoras de las infraestructuras públicas son importantes, pero también lo es su planificación y la forma de ejecución fuera de la temporada turística.

En otro orden de cosas, desde PIME Menorca de nuevo debemos aprovechar la ocasión insistir en la necesidad de planificar proyectos para invertir en la modernización de las urbanizaciones y adecuarlas a las exigencias de los actuales turistas.

Por su importancia economía, el actual proceso de revisión del Plan Territorial Insular de Menorca, como documento urbanístico definitorio del modelo territorial de la isla, debería garantizar que todas las urbanizaciones contasen con las infraestructuras y suministros básicos, en beneficio tanto de visitantes como de residentes. Las promesas y compromisos anunciados durante años debería ver sus frutos en los próximos años o, atendiendo a la velocidad en que se mueve el mercado turístico, Menorca puede correr el riesgo que sus urbanizaciones queden obsoletas y falta de servicios esenciales. El turismo como motor de la economía de Menorca necesita que las urbanizaciones se encuentren en perfecto estado, para poder competir con otros destinos con espacios mucho más modernos y ajustados a las demandas reales.

En este 2018 además de un inicio discreto en la llegada de turistas durante los meses de abril y mayo (por debajo de las cifras registradas en 2017), los pocos visitantes se han encontrado que varias de las playas urbanas que habitualmente contaban con hamacas, sombrillas, elementos náuticos,… no disponen aún de este tipo de servicios. Habiendo varias administraciones públicas competentes en la materia implicadas, los ayuntamientos afectados han retrasado su licitación. Ello junto con un procedimiento administrativo complicado ha provocado que a punto de entrar en el mes de junio en varias playas de Menorca no se hayan ni adjudicados los lotes previstos a las empresas concesionarias. Otro punto que no ayuda a la imagen del destino en los mercados emisores. El turista en sus momentos de ocio y descaso espera encontrar cuantos más servicios y comodidades mejor.

Su cumplen 18 años del primer estudio de las urbanizaciones que realizó PIME Menorca. A modo de conmemoración también se adjunta el cuadro final con los resultados que arrojó la encuesta elaborada en 2001 (1ª edición). El número de urbanizaciones era más reducido (se ha ido completando con el paso de los años), y de entre los parámetros destaca, por significativo por sí solo, que la red de telefonía / internet no formaba parte de dicho estudio. En este caso echar la vista atrás sirve para comprobar cómo, a diferencia de las percepciones personales que cada uno pueda tener, las valoraciones en 2001 eran peores que las actuales. Ello no significa que deje de reivindicarse la imperiosa necesidad de que todas las administraciones públicas, principalmente ayuntamientos, deban invertir en la mejora continua de las urbanizaciones. Todos debemos seguir trabajando para que día a día los espacios en el que se mueven preferentemente los turistas se encuentren en el mejor estado posible, y sin caer en la autocomplacencia.

Por parámetro

Atendiendo a los parámetros evaluados deben realizarse algunas puntualizaciones y/o observaciones respecto a la situación actual de las urbanizaciones de Menorca en su conjunto:

  1. Carretera de acceso: A diferencia del año pasado deja de ser el parámetro mejor valorado en el conjunto de todas las urbanizaciones, superado por el de limpieza viaria. Durante los últimos años se han ejecutando varias pequeñas actuaciones en forma de bacheo y reasfaltado de ciertos tramos de la red viaria insular. Existen casos en que el asfaltado original cuenta ya con varios años de antigüedad y se presenta algo irregular y en malas condiciones. El Consell Insular de Menorca haría bien en prever un plan de inversiones de estas carreteras secundarias de interés turístico.
  2. Limpieza de la playa: Con una climatología adversa reinante durante gran parte de lo que llevamos de año, las encuestas recogidas siguen mostrando su descontento con los resultados de este servicio a pie de playa. Este parámetro consiguió mejorar su valoración en los años 2015 y 2016, pero el año pasado fue el parámetro con peor evolución. Puede ser que a medida que vaya avanzando la temporada su situación mejore de manera natural o por la acción de los servicios de limpieza destinados, pero la valoración en el mes de mayo no es para nada buena. Cabe recordar que se trata de uno de los principales recursos turísticos utilizados para la atracción de visitantes.
  3. Alumbrado público: Respecto de este tipo de equipamiento siguen coexistiendo en una misma urbanización farolas antiguas con otras nuevas, recién instaladas. En este 2018 es uno de los parámetros con mejor evolución respecto al año pasado. Puede ser el reflejo de las actuaciones de sustitución que se han ejecutado en distintas urbanizaciones, no todas. No debe descuidarse la reducción en el consumo eléctrico, y los beneficios medioambientales, que supone las nuevas iluminaciones de bajo consumo.
  4. Señalizacion: Herramienta básica y fundamental para los turistas que visitan la isla sin conocerla en profundidad. Para residentes y empresarios no se trata de un parámetro muy reivindicado, únicamente en los casos que resulta evidente su deterioro, que son algunos.
  5. Aparcamientos: En las encuestas no parece detectarse ninguna nueva bolsa de aparcamientos en zonas turísticas, únicamente se han abordado trabajos de repintado de viales y pequeñas adecuaciones no generalizadas en todas las urbanizaciones. Existen los mismos espacios para el estacionamiento de todo tipo de vehículos que en plena temporada turística se convierten en totalmente insuficientes.
  6. Vallado de solares: Cuestión endémica que parecen no tener solución posible ni a corto ni largo plazo tras muchos años insistiendo en la cuestión. Falta de interés en solucionar un problema que a priori no debería suponer un menoscabo para las arcas públicas, simplemente requiriendo a los titulares para que cumplan con sus obligaciones. Junto con la red de telefonía / internet se trata del parámetro peor valorado de todos.
  7. Zonas verdes: También se incluye las zonas infantiles y otros espacios públicos con una configuración amplia. Siguen contando con una valoración media regular. Se trata de uno de los parámetros más expuestos a la valoración de turistas y visitantes por su vistosidad, y a los que durante los últimos años se han destinado más medios, sobretodo humanos.
  8. Aceras: Aspecto cuya situación es padecida en primera persona por todos los usuarios de la zona. Cada año se recoge una serie de situaciones que en muchas ocasiones se van repitiendo. Con tan solo dar solución a las aceras recogidas en el dosier fotográfico adjunto de este año, seguro que en 2019 su valoración mejoraría y mucho. Se tratan únicamente de aceras en vías demasiado principales de las urbanizaciones para encontrarse en este estado. Tercer parámetro, de once, peor valorado; y parámetro con peor evolución respecto del año pasado.
  9. Limpieza viaria: Mucho mejor que en ediciones anteriores. Parámetro con mejor puntuación de los 11 analizados. Significativo que en las fotografías recibidas apenas hay rastro de restos de poda, muebles, restos de obras,... Casi todas las deficiencias de limpieza viaria son por la no eliminación de hierbas y no por la retirada de residuos.
  10. Asfaltado: En algunas urbanizaciones se nota significativamente un mayor reasfaltado parcial de varias calles. Las acciones deben continuar. También hay otras urbanizaciones donde nada se ha hecho al respecto y donde se deberían emprender urgentemente, y seguir con el ejemplo.
  11. Red Telefonía / Internet: Parámetro cuya encuesta 2018 refleja la mejor evolución respecto al año pasado. Las nuevas soluciones tecnológicas hacen posible que se mejoren las comunicaciones en determinadas zonas de la isla. No obstante lo anterior, empatado con el vallado de solares, es a su vez el parámetro peor valorado de todos los 11 encuestados. El usuario en este parámetro parece ser incluso más exigente que con el resto.

Datos técnicos del 18º estudio sobre el estado de las urbanizaciones de Menorca 2018
Federació de la Petita i Mitjana de Menorca - PIME Menorca
18ª edición

Objetivo: fomentar la mejora continua de estas zonas turísticas para conseguir que los espacios en el que se mueven preferentemente los turistas se encuentren en perfecto estado.

Se analizan 11 parámetros de 34 urbanizaciones de distintos municipios de Menorca:

11 parámetros

34 urbanizaciones

  1. Carretera de acceso.
  2. Limpieza de la playa.
  3. Alumbrado público.
  4. Señalización.
  5. Aparcamientos.
  6. Vallado de solares.
  7. Zonas verdes.
  8. Aceras.
  9. Limpieza viaria.
  10. Asfaltado.
  11. Red de telefonía / internet.

ALAIOR (4): Cala’n Porter, San Jaime, Son Bou y Torre Solí.

CIUTADELLA (9): Sa Caleta, Santandria, Son Carrió, Cala’n Bosch, Son Xoriguer, Cala Blanca, Cala’n Blanes, Cala Morell y Serpentona.

ES CASTELL (1): Sol del Este.

ES MERCADAL (5): Ses Salines, Playas de Fornells, Arenal d’en Castell, Puerto Addaya y Son Parc.

ES MIGJORN GRAN (1): Santo Tomás.

FERRERIES (1): Cala Galdana.

MAÓ - MAHÓN (4): Cala Llonga, Canutells, Es Grao y Sa Mesquida.

SANT LLUÍS (9): Alcaufar, Biniancolla, Binibeca Nou, Binibeca Vell, Binisafuller, Punta Prima, S’Algar, Son Ganxo y  Torret.

Igual que en años anteriores para la elaboración del estudio se solicitó la colaboración de todas aquellas personas que pudieran conocer la situación de una determinada urbanización. Se trata de una encuesta totalmente anónima, y que siempre ha estado abierta a la participación de cualquier usuario, residente o empresario. No se tarda más de 2 minutos en rellenar a través de la web habilitada: www.pimemenorca.org/encuesta-urbanizaciones y la evaluación solicitada de cada parámetro debía ser entre buena, regular o deficiente:

La encuesta estuvo habilitada durante 15 días (del 8 al 22 de mayo de 2018).

Se hizo difusión de la encuesta también a través de los medios de comunicación (comunicado público día 09/05/2018) y de las redes sociales de PIME Menorca:

Durante el mismo periodo también se recogieron respuestas a través del formulario disponible en papel en las oficinas de PIME Menorca en Mahón y Ciutadella (Edifici Pau Seguí) y complementadas con llamadas telefónicas.

Las personas interesadas también pudieron hacer llegar todos los comentarios y/o observaciones que se considerasen oportunas al respecto, así como remitir (correo@pimemenorca.org) fotografías reveladoras de su situación actual (indicando la urbanización y dónde ha sido tomada).

Los resultados por urbanizaciones mostrados en el cuadro final son la media del total de las encuestas de valoración cumplimentadas y recibidas.

Para contrastar los datos resultantes, los mismos son verificados por visitas del personal técnico de la propia Federació, que se realizaron entre el 14 y el 20 de mayo de 2018.

Se anexa un dosier fotográfico con las fotos recopiladas y que deben sirven para ejemplificar las valoraciones realizadas en este 18º estudio sobre el estado de las urbanizaciones de Menorca 2018. En ningún caso se trata de una recogida exhaustiva de todas las situaciones, ni que sean las más significativas en cada caso.

Al finalizar el periodo de recogida de datos desde PIME Menorca se elabora el correspondiente estudio. Posteriormente se difunde a través de los medios de comunicación y se traslada a las administraciones públicas competentes, principalmente ayuntamientos, para que, en la medida de lo posible, tomen nota de las posibles mejoras y adecuaciones necesarias en las urbanizaciones menorquinas.

Los datos históricos del estudio por urbanizaciones y por parámetros (2001 – 2017) se encuentran disponibles en: www.pimemenorca.org/estudios/urbanizaciones.

MÁS INFORMACIÓN
Compartir:
Archivo de noticias
Top