Sala de Prensa

Entrevista al Presidente de ASCOME, D. Vicente Cajuso Barbazán

12/12/2017 Desde el año 2011 es Presidente de la Asociación de Comerciantes de Menorca – ASCOME, y paralelamente en 2016 fue elegido Vicepresidente de PIME Menorca.

Vicente Cajuso Barbazán, es gallego de nacimiento aunque totalmente “menorquín” de adopción. Persona emprendedora y optimista por naturaleza, tras estudiar maestría industrial en Santiago de Compostela, quiso probar suerte en las islas a raíz del boom del turismo. Tras varios destinos temporales recaló por casualidad en la pequeña y desconocida isla de Menorca allà por el año 1975. Desde entonces no ha parado de echar raíces en esta isla, integrándose totalmente en su sociedad como un menorquín más.

Está casado con Carmen Pons Riba, motivo principal para asentarse en Menorca y con quien ha compartido además, todos sus proyectos profesionales. Juntos regentan desde el año 1987 el comercio de libros de texto y el material de oficina que bautizaron como Didasko y que, año a año, ha ido creciendo y adaptándose a los nuevos tiempos. Tienen dos hijos en común, Esteban y Tatiana.

De espíritu inquieto y responsable, Cajuso es un ferviente defensor del asociacionismo y de su significado más puro. Por algo es asociado y accionista de la central de compras Serviempresa. Siempre se ha involucrado en proyectos colectivos y solidarios, colaborando en multitud de entidades sin ánimo de lucro a las que ha dedicado de manera desinteresada multitud de horas y esfuerzos. Es un apasionado de los deportes de raqueta y un asiduo ciclista de los caminos rurales de la isla, además de amante del buen comer y defensor de los productos menorquines y cocina autóctona, como demuestran algunos de sus videos gastronómicos.

Tras varios años como miembro de su Junta Directiva, desde el año 2011 es Presidente de la Asociación de Comerciantes de Menorca – ASCOME. Paralelamente en 2016 fue elegido Vicepresidente de la Federació de la Petita i Mitjana Empresa de Menorca – PIME Menorca. También es actualmente Vicepresidente de la Confederación Balear de Comercio y miembro de la Junta Directiva de la Confederación Española de Comercio.

  1. ¿Cómo y cuando se inició en el sector del comercio de la isla? En el comercio, a principios del año 1987. Con anterioridad fui empresario de la restauración a mi llegada a Menorca.
     
  2. ¿Su relación con ASCOME y PIME Menorca viene desde hace años? Pues sí, ininterrumpidamente soy socio de PIME Menorca desde la constitución de la Asociación Menorquina de Cafeterías, Bares y Restaurantes a principios de los años ochenta. Posteriormente con el cambio de actividad empresarial pase a formar parte de ASCOME, la Asociación de Comerciantes de Menorca integrada también en PIME Menorca. Tras varios años formando parte de la Junta Directiva de ASCOME en el año 2011 accedí a su Presidencia, relevando en este cargo a D. Joan Moll.
     
  3. ¿Qué les destacaría usted de cara a los nuevos posibles socios del gremio? Que la unión hace la fuerza, las patronales son las que mejor pueden defender los intereses del comerciante o empresario. A modo genérico debo decir que estar asociado a ASCOME y PIME Menorca sólo reporta beneficios. Y tanto ASCOME como PIME Menorca cuenta con excelentes profesionales para darnos diferentes servicios como trámites ante la administración, contabilidad, asesoría fiscal, cursos, conferencias etc.
     
  4. ¿Cuál es su valoración sobre la situación del sector comercio de Menorca? ¿Qué pueden hacer en estos momentos los comerciantes? El sector comercio ha pasado unos años muy duros por la caída de las ventas y ahora está sufriendo la post crisis, donde las ventas están creciendo a un ritmo muy lento. Estamos en una época de cambio de hábitos de compra.
    Es el momento de incorporarnos a las nuevas tecnologías. También debemos trabajar la necesaria renovación del comercio apostando por una imagen propia de carácter menorquín, para innovar y sorprender al cliente. La especialización, diferenciación y digitalización de los comercios debe ser una apuesta de futuro.
     
  5. ¿Es mejor la situación económica de Menorca a día de hoy que cuando se inició usted?  Pues creo que no, soy autónomo desde el año 1975, en aquella época Menorca tenía un PIB de los más altos de España y ahora estamos por debajo de la media. No obstante, considero que Menorca tiene un potencial atractivo innato que ya les gustaría a muchos otros destinos. Debemos aprovecharnos precisamente de esto.
             
  6. ¿Cómo se imagina el futuro para los nuevos emprendedores comerciantes? Soy optimista, los menorquines son gente emprendedora y sabrán crear comercios competitivos que atraigan clientes.
    Desde el propio colectivo debemos ser capaces de trasladar a la sociedad menorquina la importancia de contar con un comercio local fuerte, cercano, de barrio, por la riqueza que esto genera en todo su entorno. Realizando las compras en los comercios menorquines conseguimos que la aportación económica y social que ello supone se reinvierte íntegramente en la propia isla y no se vaya fuera.
    Desde ASCOME durante los últimos años se han realizado varias campañas en este sentido. La última, el vídeo "Menorca no se tapa”, que con la colaboración del locutor Carlos Roca consiguió un gran repercusión a través de las redes sociales.
     
  7. ¿Echando la vista atrás qué consejo les daría? Formarse y formarse, buscar el sector que te guste y trabajar con pasión.
    Precisamente en cuanto a la formación, además de programar acciones para la mejora de los profesionales en activo, desde la Asociación de Comerciantes de Menorca colaboramos con el ciclo formativo de grado medio de Actividades Comerciales del Instituto de Educación Secundaria Josep Miquel Guàrdia de Alaior, para apoyar en ese caso a los futuros comerciantes.
     
  8. ¿Alguna reivindicación a las Administraciones? Sí, ayudas económicas a los comercios para que puedan implantar la tienda virtual. A nivel de Menorca se debe regular el tamaño de las superficies comerciales, sería muy perjudicial para la economía de Menorca la implantación de macro comercios y a la larga también para el consumidor pues se podría producir una monopolización del mercado. A nivel general reducir el gasto corriente, mas inversiones en I+D y menos trabas a los emprendedores.
    Por otra parte, igual que otros colectivos de servicios turísticos menorquines, los comerciantes venimos defendiendo desde hace un tiempo la necesidad de potenciar el alquiler turístico legal y no limitarlo o restringirlo. La tipología de estos turistas favorece la redistribución de la renta turística entre todos los menorquines y apoya a otros sectores productivos e industriales locales.
     
  9. Un deseo para la pequeña y mediana empresa de la isla de cara al nuevo año 2018. Que todos facturemos más y disfrutemos con nuestro trabajo.
Compartir:
Archivo de noticias
2018 (4)
Top